miércoles , abril 17 2024

Así se vivió el inicio de la Semana Santa 2024 en Tierra Santa

En medio de la guerra entre Israel y Hamás, los católicos en Tierra Santa iniciaron la Semana Santa este 24 de marzo con dos actos litúrgicos solemnes de Domingo de Ramos, encabezados por el Cardenal Pierbattista Pizzaballa, Patriarca Latino de Jerusalén.

A primera hora de la mañana, informó la Custodia franciscana de Tierra Santa, se realizó la procesión de ramos alrededor del Edículo, que resguarda la tumba del Señor en la Basílica del Santo Sepulcro de Jerusalén. Seguidamente el cardenal ofició la Misa solemne. De igual forma, por la tarde tuvo lugar una procesión desde Betafgé hasta la Iglesia de Santa Ana, en Jerusalén.

En la Basílica del Santo Sepulcro, el Cardenal Pizzaballa bendijo las palmas, traídas desde Jericó, y los ramos de olivo provenientes del convento franciscano de San Salvador en Jerusalén. La multitud de fieles dio tres vueltas alrededor del Edículo, como una manera simbólica de recordar los tres días que Jesús pasó en la tumba.

“Los asistentes agitaron alegremente las palmas y las ramas de olivo. El canto de Hosanna resonó jubiloso durante mucho tiempo bajo la bóveda de la rotonda de la Anástasis [transliteración de la palabra griega usada para referirse a la Resurrección]”, expresó la Custodia de Tierra Santa.

La Misa solemne se celebró en el altar de la Magdalena, ubicado cerca del Edículo. Durante la Eucaristía se leyó la Pasión del Señor según San Marcos. El texto fue proclamado en latín por tres frailes de la Custodia de Tierra Santa (Jesús, el cronista y la multitud), cantándolo en tres melodías distintas, según una antigua tradición extendida desde el siglo XI.

En horas de la tarde, una gran multitud de fieles se congregó en el Monte de los Olivos, para caminar desde Betfagé hasta Jerusalén, siguiendo el camino que recorrió Jesús, a lomos de un burrito, en el primer Domingo de Ramos. Esta procesión, explica la Custodia, es “una de las manifestaciones públicas cristianas más extraordinarias, aunque menos concurrida que el año pasado”.

Entre la multitud se contaban religiosos y religiosas de diferentes comunidades y fieles locales. “Cada uno en su idioma, a través de oraciones, cantos e instrumentos musicales, alabó a Dios y compartió con los demás fieles, a lo largo del camino, la alegría de ser cristiano”, añadió la custodia franciscana.

A la procesión asistieron el Cardenal Pizzaballa; junto a Fray Francesco Patton, Custodio de Tierra Santa y Mons. Tito Yllana, nuncio apostólico en Israel y delegado en Jerusalén y Palestina.

Al concluir la caminata, el Patriarca Latino de Jerusalén expresó su lamento por la difícil situación que atraviesa la región. Sobre la guerra, indicó que aunque parece no terminar nunca y a pesar de que el miedo al futuro crece, los católicos han querido celebrar la entrada triunfal de Jesús a la Ciudad Santa.

A pesar de ser pocos, el Cardenal Pizzaballa animó a todos los presentes y les invitó a no dejar desfallecer su esperanza. “¡No importa! Pocos o muchos, es importante estar aquí, y gritar con fuerza y con fe que tenemos un referente, Jesucristo. Que no estamos solos y no estamos abandonados y, sobre todo, ¡que no tenemos miedo!”, expresó.Asimismo, se refirió especialmente a los cristianos en Gaza, señalando que están siempre en sus pensamientos y que no están solos, sino que toda la Iglesia Católica en Jerusalén les acompaña, les abraza y les agradece por “su testimonio de fuerza y coraje”.

Por último, el Cardenal Pizzaballa hizo un llamado a los peregrinos que, por causa del conflicto, no han podido llegar a Tierra Santa:

“Queridos hermanos, les esperamos. ¡No tengan miedo, vuelvan a Jerusalén y a Tierra Santa! Su presencia siempre es presencia de paz y hoy nosotros necesitamos mucho la paz, tráigannos su paz”, concluyó.

FUENTE: ACIPRENSA

Check Also

El Papa Francisco da 3 consejos a sacerdotes de América Latina

En la mañana de este jueves 4 de abril, el Papa Francisco recibió en el …

Facebook