sábado , marzo 2 2024

LEMA DEL MES DE JUNIO 2023

Para caminar con Jesús: Sé manso y humilde de corazón (Mateo 11,29) es el lema del mes de Junio del Plan Pastoral 2023 (PRED). A continuación les presentamos el esquema para estos meses, sacado del Subsidio del EDAP (Equipo Diocesano de Animación Pastoral).

Objetivo: Imitar las actitudes y sentimientos de Jesús

Tema: La humanidad de Jesús

Texto bíblico: Lectura de los Hechos de los Apóstoles 2, 29-34

“Tengan entre ustedes los mismos sentimientos de Cristo Jesús. Él, que era de condición divina, no consideró esta igualdad con Dios como algo que debía guardar celosamente. Al contrario, se anonadó a sí mismo, tomando la condición de esclavo y haciéndose semejante a los hombres. Y presentándose con aspecto humano, se humilló hasta aceptar por obediencia la muerte y muerte de cruz. Por eso, Dios lo exaltó y le dio el “nombre” que está sobre todo nombre, para que al nombre de Jesús, se doble toda rodilla en el cielo, en la tierra y en los abismos, y toda lengua proclame para gloria de Dios Padre: Jesucristo es Señor”. Palabra de Dios.

Justificación:

El camino que emprendemos en nuestras comunidades parroquiales es aprender del maestro y responder a sus enseñanzas. Comprendemos también, que la falta de crecimiento en nuestras comunidades es porque andamos encerrados en nosotros mismos y no escuchamos a nuestro maestro común. A todos nos hace falta humildad: a los que dirigen, presiden y también a los que forman parte en general del pueblo de Dios y por tanto, parte de la Iglesia. Al reconocer nuestra limitación se generaría una búsqueda común, acercando nuestros lazos y quedando así unidos por el mismo deseo de aprender del maestro.

Jesús, nuestro Señor, tiene la virtud de la humildad como propia desde su condición humana y además, esta virtud se hace más evidente en Él por la condición divina. La bondad, la santidad y la misericordia son la naturaleza de Dios. Él no puede engrandecerse a sí mismo, por encima de lo que es en su infinita grandeza, pero puede humillarse, como de hecho se abajó y se encarnó.

Para realizar nuestro camino como creyentes necesitamos revestirnos con la virtud de la humildad, como nuestro Señor Jesucristo. Si usamos medidas; ninguno de nosotros podrá compararse al abajamiento de quien “en el principio era el Verbo”16. Aceptarlo es el mejor camino para poder situarnos y encontrar nuestro lugar en la comunidad.

Jesús se revistió de verdadera humildad y como dice San Agustín: “No quiso enseñar nada que Él mismo no fuera”; “ni mandar nada que Él mismo no practicase”. La humildad no es una cuestión teórica, por lo tanto es necesario pedir ser revestidos de la humildad; es decir, tener los mismos sentimientos de Cristo. “Señor, enséñanos tus caminos”.

Lamentablemente constatamos con gran tristeza que lo que busca el hombre de hoy es el camino de la soberbia; no reconoce el lugar del hombre frente a Dios, este es un paso inicial para ir transformando nuestro camino. Estamos llamados a no dejarnos confundir como nuestros primeros padres con promesas engañosas, “serán como dioses”17. El salmista nos enseña: “Y ustedes, señores, ¿hasta cuándo ultrajarán al que es mi honor, amarán lo que es falso y buscarán lo engañoso?”18. Siendo mansos y humildes como nuestro Señor, mejorará nuestro manera de vivir, mejorará nuestra convivencia humana y de hecho nos iremos revistiendo de las mismas actitudes y sentimientos de Jesús.

El Papa Francisco hizo un llamado muy especial para practicar la humildad en las siguientes palabras: “Entonces, hoy podemos preguntarnos, cada uno de nosotros en nuestro corazón: ¿Cómo está mi humildad? ¿Busco ser reconocido por los demás, reafirmarme y ser alabado, o más bien pienso en servir? ¿Sé escuchar como María, o sólo quiero hablar y recibir atención? ¿Sé guardar silencio como María o siempre estoy parloteando? ¿Sé cómo dar un paso atrás, apaciguar las peleas y las discusiones, o sólo trato siempre de sobresalir? ¿Cómo está mi humildad?”.

Gesto y acción significativa:

  • A nivel personal: Pedir perdón, saber perdonar e invitar a llevar un Sagrado Corazón de Jesús.
  • A nivel familiar: Realizar la entronización del Sagrado Corazón de Jesús.
  • A nivel de zonas parroquiales: Realizar la procesión y/o recorrido del Corpus Christi antes o después de la celebración Eucarística.
  • PRED: GESTO DE ESCUCHA SOBRE LA FAMILIA

Check Also

Esta es la intención del Papa Francisco para el mes de marzo

El Papa Francisco pidió rezar durante el mes de marzo por aquellos que, en diferentes …

Facebook