jueves , diciembre 1 2022

Papa Francisco: Jesús Crucificado nos mira con los brazos abiertos ¡Ese es nuestro Rey!

“En vez de apuntar el dedo contra alguien, extiende los brazos para todos.  Así se manifiesta nuestro Rey, con los brazos abiertos”, dijo hoy el Papa Francisco.

En la mañana de este domingo, Solemnidad de Cristo Rey, el Papa Francisco presidió la Santa Misa en la Catedral de Asti, para encontrarse con la Comunidad Diocesana de la que partieron sus padres para emigrar a Argentina.

También se encontró con los jóvenes llegados de toda la región con motivo de la XXXVII Jornada Mundial de la Juventud que se celebra hoy en las Iglesias particulares.

En la Solemnidad de Cristo Rey, el Santo Padre Sobre dijo que “observando a Jesús, la idea que tenemos de un rey da un vuelco”.

“Mirando a Jesús, vemos que Él es todo lo contrario. No está sentado en un cómodo trono, sino más bien colgado en un patíbulo”, señaló.

Explicó además que “está adornado sólo con clavos y espinas, despojado de todo mas rico  en amor” y que “en vez de apuntar el dedo contra alguien, extiende los brazos para todos.  Así se manifiesta nuestro Rey, con los brazos abiertos”.

“Se hizo siervo para que cada uno de  nosotros se sienta hijo. Se dejó insultar y que se burlaran de él, para que en cualquier humillación ninguno de nosotros esté ya solo”, dijo a continuación.

“Este es nuestro Rey, Rey del universo, porque Él cruzó los más recónditos confines de lo humano; entró en la oscura inmensidad del odio y del abandono para iluminar cada vida y abrazar cada realidad”, añadió.

En esta línea, el Papa invitó a los fieles a preguntarse: “¿Este rey del universo es el rey de mi existencia? ¿Cómo puedo celebrarlo como Señor de todas las  cosas si no se convierte también en el Señor de mi vida?”.

“Él no mira tu vida  sólo un momento y ya, no te dedica una mirada fugaz como frecuentemente hacemos nosotros con  Él, sino que permanece ahí, a brasa aduerte, para decirte en silencio que nada de lo tuyo le es ajeno,  que quiere abrazarte, volverte a levantar y salvarte, así como eres, con tu historia, con tus miserias, con tus pecados”, dijo el Papa.

Para el Santo Padre , Dios “da la posibilidad de reinar en la vida, si te rindes ante la mansedumbre de su  amor, que se propone pero no se impone; a su amor que siempre te perdona, que siempre te vuelve a  poner en pie, que siempre te restituye tu dignidad real”.

“Sí, la salvación nos viene al dejarnos amar por Él, porque sólo así somos liberados de la esclavitud de nuestro yo, del miedo de estar solos, de pensar  que no lo lograremos”, señaló.

Además, explicó que mirando a la cruz “entendemos que no tenemos un Dios desconocido que está allá arriba en el cielo, poderoso y distante, sino un Dios cercano, tierno y compasivo, cuyos brazos abiertos  consuelan y acarician. ¡Ese es nuestro Rey!”.

Más tarde, animó a los presentes a no ser meros espectadores y a evitar “el contagio letal de la indiferencia”.

“La ola del mal se propaga siempre así: comienza tomando distancia, mirando sin hacer nada, sin dar importancia, y luego se piensa sólo en los propios intereses  y se acostumbra a mirar hacia otro lado”, advirtió el Papa Francisco.

Confianza en el Señor

Por el contrario, “el Evangelio habla del buen ladrón por nosotros, para invitarnos a vencer el mal dejando de ser espectadores”.

“Y nosotros, ¿tenemos esta confianza, le llevamos a Jesús todo lo que  tenemos en nuestro interior, o nos disfrazamos frente a Dios, quizás con un poco de sacralidad y de  incienso?”, preguntó a continuación.

“Aquel que pone en práctica la confianza aprende la intercesión, aprende a presentar ante  Dios lo que ve, los sufrimientos del mundo, las personas que encuentra”, señaló.

El Papa Francisco explicó que “depende de nosotros decidir si ser espectadores o involucrarnos”.

“Vemos las crisis de hoy, la disminución de la  fe, la falta de participación. ¿Qué hacemos? ¿Nos limitamos a elaborar teorías, a criticar, o nos  ponemos manos a la obra, tomamos las riendas de nuestra vida, pasamos del “si” de las excusas a los  “sí” de la oración y del servicio?”.

“¿Nos ensuciamos las manos como nuestro  Dios clavado al madero o estamos con las manos en los bolsillos mirando?” , preguntó a los fieles.

“Hoy, mientras Jesús, que  está despojado en la cruz, levanta el velo sobre Dios y destruye toda imagen falsa de su realeza, mirémoslo a Él, para encontrar el valor de mirarnos a nosotros mismos; de recorrer las vías de la  confianza y de la intercesión; de hacernos siervos para reinar con Él”, concluyó el Papa.

FUENTE: ACIPRENSA

Check Also

Estas serán las celebraciones del Papa Francisco en la Navidad 2022

El Vaticano publicó el calendario de las celebraciones que el Papa Francisco presidirá durante el …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook