martes , septiembre 27 2022

Lema de Marzo: Jesús nos dice: «El Reino de Dios está llegando, conviértanse y crean en el Evangelio»

 

 

Objetivo: Convocar a la comunidad para iniciar juntos un camino de reconciliación con Dios; entre nosotros y con toda la creación.

Retomar la preparación de nuestro Sínodo Diocesano.

Tema: Reconciliarse con su vocación para reconocer el camino que nos falta por recorrer.

Lema: Jesús nos dice: «El Reino de Dios está llegando, conviértanse y crean en el Evangelio» (Mc. 1,15)

Texto bíblico: Evangelio de San Marcos 1,14-20.

«Después del arresto de Juan, Jesús se fue a Galilea, proclamando la Buena Noticia de Dios. Decía: El plazo se ha cumplido. El reino de Dios está llegando. Conviértanse y crean en el Evangelio. Pasando Jesús junto al lago de Galilea, vio a Simón y a su hermano Andrés que estaban echando las redes en el lago, pues eran pescadores. Jesús les dijo: Vengan conmigo y los haré pescadores de hombres. Ellos dejaron inmediatamente las redes y lo siguieron. Un poco más adelante vio a Santiago, el de Zebedeo, y a su hermano Juan. Estaban en la barca reparando las redes, Jesús los llamó también; y ellos, dejando a su padre Zebedeo en la barca con sus trabajadores, se fueron con Él». Palabra de Dios.

Justificación:

Hay muchos hermanos de nuestra comunidad que por muchas razones han dejado de participar en la vida de la parroquia, de las zonas, de los grupos y del trabajo pastoral. La pandemia va dejando mucho resentimiento en diversas personas; creen que Dios les ha quitado a sus seres queridos o creen que no les ayudó cuando más se lo pidieron; también hay resentimiento con las instituciones que tal vez no respondieron a tiempo frente a los problemas que les tocó vivir; muchos se han sentido solos y abandonados; esto provoca el alejamiento de Dios, de los hermanos y de la comunidad.

Iniciamos el tiempo de Cuaresma, siempre se le ha llamado tiempo fuerte de encuentro con Dios, tiempo propicio para volver a Él. La experiencia del «encuentro» del texto del Camino de Emaús nos recuerda que Él toma la iniciativa de buscar a Dios: «Mientras hablaban y se hacían preguntas, Jesús en persona se acercó y se puso a caminar con ellos» (Lucas 24,15). Un Jesús que se interesa por las preocupaciones de sus discípulos.

El texto propuesto para este mes de marzo nos invita a ponernos en camino. Jesús nos dice: «El Reino de Dios está llegando; conviértanse y crean en el Evangelio» (Mc. 1,15). Si realmente nos enteráramos de las preocupaciones, desánimos de las personas y por qué no quieren participar, nos pondríamos en marcha para animarlos.

Para poder involucrarnos y ayudar es necesario experimentar la conversión en nuestro estilo de vida, que a veces se limita a pensar sólo en nuestro bienestar. El anuncio del Evangelio no puede esperar, lo vemos expresado en este Evangelio, Jesús llama a sus discípulos y los llama por su nombre para hacerlos pescadores de hombres. El llamado de Dios siempre exige conversión y renuncia.

Los discípulos de Emaús al encontrarse con Jesús «se detuvieron entristecidos» (Cf 24,17). El encuentro con Jesús hizo que regresaran a su comunidad «en aquel mismo instante se pusieron en camino y regresaron a Jerusalén, donde encontraron reunidos a los once y a todos los demás» (Lc. 24,33). Hubo conversión provocado por el encuentro con Dios quien les recordó el por qué eran discípulos de Jesús.

Jesús nos vuelve a llamar, pero primeramente nos llama a la conversión, no podemos caminar con Jesús cargado de tristezas y resentimientos; necesitamos reconciliarnos con Dios y con los hermanos.

Este tiempo de Cuaresma nos ayude a percibir la realidad en la que vive nuestra comunidad y la vocación a la que Dios nos llama. Esta sea una oportunidad para experimentar la verdadera conversión. El Papa Francisco nos lo recuerda en su mensaje de Cuaresma para este año 2022: ««Sean misericordiosos así como el Padre de ustedes es misericordioso» (Lc. 6,36). Estar al lado de los que sufren en un camino de caridad. ¿Cómo podremos enterarnos de los sufrimientos de nuestra comunidad y practicar la caridad con ellos, sino empezamos a caminar con ellos?»

Para poder entrar en el camino sinodal, estamos llamados a caminar juntos, a superar nuestros individualismos y protagonismos personales, y dejar el grupismo y parroquialismo. Somos Iglesia en comunión y participación, somos una familia y necesitamos acercarnos con toda confianza; perdonémonos, busquemos razones para encontrarnos en los diversos espacios que tienen nuestras parroquias, las zonas, las reuniones de grupos, las catequesis, etc. Debemos superar el acomodarnos a lo virtual, no debemos olvidar que la verdadera experiencia de fe se vive en el «encuentro con el hermano y con la comunidad».

Necesitamos acercarnos, que la Iglesia en nombre de Jesús nos vuelva a convocar, que nos reconciliemos con Dios y entre nosotros.

Gesto y acción significativa:

A nivel familiar:       

  • Que el EPAP elabore una invitación personalizada por medio de una tarjeta para cada familia de la parroquia, motivándolos a vivir el Sínodo Diocesano participando en el Vía Crucis de las zonas de sus

A nivel de zonas parroquiales:

  • Celebrar el Vía Crucis en las zonas parroquiales, en el día y la hora más (Subsidio proporcionado por el EDAP).
  • Jornada de reconciliación zonal, parroquial o sectorial motivados por algunos textos bíblicos. (Subsidio

 

Check Also

FIESTA DE SAN FRANCISCO DE ASIS- Moquegua

La comunidad parroquial San Francisco de Asís de Moquegua, invita a la comunidad a participar …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook