lunes , junio 25 2018
Home / Nuestro Ideal Diocesano

Nuestro Ideal Diocesano

El pueblo de Dios que peregrina en la Diócesis de Tacna y Moquegua: obispo, sacerdotes, diáconos, religiosos y laicos son una Iglesia organizada en comunidad de comunidades, dinámica, viva, toda ministerial, evangelizada y evangelizadora; que ha alcanzado la santidad personal y comunitaria, transformando con la fuerza del evangelio la cultura de la sociedad, acrecentando por la unidad el reino de Dios, para la salvación universal.

LEMA DIOCESANO DEL IDEAL:
“SOMOS PUEBLO DE DIOS, CAMINO A LA SANTIDAD”

META DIOCESANA TRIENAL 2017-2019

Conocedores de nuestra variada y rica realidad y con los desafíos de nuestro tiempo, para fines del 2019, nuestra Diócesis de Tacna y Moquegua, ha expresado su compromiso de fe, dinamizando toda la pastoral en conjunto; creando lo que no existe, fortaleciendo lo que está débil, integrando lo disperso. Para así llegar a celebrar, con la gracia de Dios, los 75 años de creación de nuestra Iglesia local y 25 años de nuestro caminar con el PRED, siendo una comunidad dinámica, participativa e integradora.

OBJETIVO GENERAL:
Consolidar las pastorales, servicios, ministerios y estructuras de participación en las parroquias de los diferentes sectores de nuestra Diócesis, para que todos tengan la oportunidad y el espacio conveniente para vivir su fe.

META DIOCESANA ANUAL 2018

Para fines del 2018 seguimos creciendo en la fe, creando las estructuras básicas de los niveles aun no existentes, fortaleciendo lo que sigue débil, poniendo énfasis en el acompañamiento vocacional en todos los niveles de pastoral e integrando los nuevos espacios de evangelización, inspirándonos en la vida de los santos.

OBJETIVOS DIOCESANOS 2018

  • En las parroquias, donde aún no existen crear el Equipo parroquia de animación pastoral EPAP, zonificar la jurisdicción parroquial con sus respectivos equipos de coordinación (coordinadores de zonas, red de mensajeros, ayuda fraterna, catequesis).
  • En las zonas parroquiales; integrarnos a esos nuevos espacios donde nuestra comunidad frecuenta y que todavía no hemos llegado: mercados, instituciones, colegios, etc.
  • Promover el discernimiento vocacional en los distintos niveles de pastoral.
  • Integrar los equipos de pastoral familiar y juvenil a nivel sectorial y parroquial
  • Integrar el contenido del Plan pastoral a los medios de comunicación sectoriales existentes.
  • Fortalecer a los agentes pastorales mediante una formación adecuada: catequética, pastoral y litúrgica, considerando desde los que trabajan en zona y a todos los agentes de los diversos niveles pastorales.

JUSTIFICACIÓN

VER: Nuestra Iglesia en el Perú, ha recibido con mucha alegría la visita del Papa Francisco, esta visita nos ha dejado toda una agenda pendiente para nuestra Iglesia diocesana.  El Santo Padre ha tocado temas muy importantes que nos lleva a revisar nuestra vida cristiana y nuestro compromiso como bautizados.

Este año inician las visitas pastorales de nuestro Obispo a las parroquias de nuestra diócesis de Tacna y Moquegua; esta visita será un motivo de compartir con nuestro pastor los gozos y las esperanzas, pero también las situaciones difíciles que llevamos cada día en la vida parroquial y tener una visión más real de la pastoral en nuestra diócesis.

Una de las preocupaciones más importantes que tenemos en nuestra diócesis; es la situación vocacional ya que aún no contamos con suficientes sacerdotes oriundos de Tacna y Moquegua para atender oportunamente al pueblo de Dios.

Después de caminar 24 años del PRED, camino a nuestro Sínodo diocesano, todavía no contamos con todos los niveles de pastoral constituidos en los sectores; así como las parroquias no cuentan con zonas constituidas; la falta de compromiso y la indiferencia no nos ayudan a creer como comunidad.

JUZGAR:  Es preciso responder a esta situación dejándonos enseñar por el Evangelio y la doctrina de la Iglesia. Por eso frente a estas situaciones que como sociedad estamos viviendo presentamos algunas actitudes, que son valores y virtudes del cristiano que debemos asumir en nuestra vida diaria:

Frente a la desocnfianza Vivir la confianza
Frente al Mundo virtual Vivir la sensibilidad, la identidad y el discernimiento.
Frente al inmediatismo Vivir el proceso, tener un proyecto
Frente a la sensibilidad por los derechos Vivir la Justicia y los deberes.
Frente a la Palabra débil Vivir en la verdad.
Frente a las Divisiones Vivir la comunión, la unidad.
Frente a la Ecología del mundo El cuidado, la dignidad y protección de la casa común.


Lucas 10,1-9
El Señor nos ilumina con su Palabra:

“El Señor designó a otros setenta y dos, y los envió de dos en dos para que lo precedieran en todas las ciudades y sitios adonde él debía ir. Y les dijo: “La cosecha es abundante, pero los trabajadores son pocos. Rueguen al dueño de los sembrados que envíe trabajadores para la cosecha. ¡Vayan! Yo los envío como a ovejas en medio de lobos. No lleven dinero, ni alforja, ni calzado, y no se detengan a saludar a nadie por el camino. Al entrar en una casa, digan primero: ‘¡Que descienda la paz sobre esta casa!’. Y si hay allí alguien digno de recibirla, esa paz reposará sobre él; de lo contrario, volverá a ustedes. Permanezcan en esa misma casa, comiendo y bebiendo de lo que haya, porque el que trabaja merece su salario. No vayan de casa en casa. En las ciudades donde entren y sean recibidos, coman lo que les sirvan; curen a sus enfermos y digan a la gente: ‘El Reino de Dios está cerca de ustedes’.”

Juan 12, 26

“El que quiera servirme que me siga, y donde yo esté, estará también mi servidor. El que quiera servirme, será honrado por mi Padre”.

Hechos 2,42-47

“Todos estaban asombrados a causa de los muchos milagros y señales hechos por medio de los apóstoles. Los que habían creído estaban muy unidos y compartían sus bienes entre sí; vendían sus propiedades, todo lo que tenían, y repartían el dinero según las necesidades de cada uno.  Todos los días se reunían en el templo, y partían el pan en las casas y comían juntos con alegría y sencillez de corazón. Alababan a Dios y eran estimados por todos, y cada día añadía el Señor a la iglesia a los que iba llamando a la salvación”.

ACTUAR: Proponemos esta estructura de los meses del año como un medio para responder a los desafíos en nuestra Iglesia diocesana, motivando así que haya más trabajadores para su mies.   Asumiendo el lema: “Una comunidad madura en la fe, descubre su vocación en el servicio”

Facebook