lunes , octubre 14 2019
Home / Lemas del Año 2019

Lemas del Año 2019

MES DE MARZO

MES DE MARZO

MES DE MARZO

Lema del mes: “¡Qué alegría escucharte hermano!”

Objetivo: Incentivar en los agentes pastorales la actitud de escucha al Pueblo de Dios.

Tema: Jubileo es escuchar para alegrarse.

Texto bíblico: Marcos 10,46-52

“Llegaron a Jericó. Al salir Jesús de allí con sus discípulos y con bastante más gente, un limosnero ciego se encontraba a la orilla del camino. Se llamaba Bartimeo (hijo de Timeo). Al enterarse de que era Jesús de Nazaret el que pasaba, empezó a gritar: «¡Jesús, Hijo de David, ten compasión de mí!» .Varias personas trataban de hacerlo callar. Pero él gritaba con más fuerza: «¡Hijo de David, ten compasión de mí!». Jesús se detuvo y dijo: «Llámenlo.» Llamaron, pues, al ciego diciéndole: «Vamos, levántate, que te está llamando.» Y él, arrojando su manto, se puso en pie de un salto y se acercó a Jesús. Jesús le preguntó: « ¿Qué quieres que haga por ti?» El ciego respondió: «Maestro, que vea.» Entonces Jesús le dijo: «Puedes irte; tu fe te ha salvado.» Y al instante pudo ver y siguió a Jesús por el camino.» Palabra de Dios.

Justificación:

Queremos empezar este mes de marzo con nuestras actividades pastorales y reuniones, haciendo un proceso que nos lleve a celebrar con alegría, pero con frutos nuestro año jubilar; y qué mejor que lo primero que hagamos todos, sea ejercitarnos en la escucha.

Tal vez lo primero que hacemos es pensar en las actividades que queremos hacer durante el año y los agentes pastorales terminamos diciendo a la comunidad  lo que hemos pensado hacer. Y sin darnos cuenta que es un ejercicio que no implica la escucha, sólo que nos escuchen. Queremos en este mes aprender a escuchar como agentes pastorales al pueblo de Dios.

El papa Francisco en un mensaje en  la 50 jornada mundial de las comunicaciones sociales en el año 2016 dijo: “La comunicación tiene el poder de crear puentes, de favorecer el encuentro y la inclusión, enriqueciendo de este modo la sociedad. Es hermoso ver  personas que se afanan en elegir con cuidado las palabras y los gestos para superar las incomprensiones, curar la memoria herida y construir paz y armonía. Las palabras pueden construir puentes entre las personas, las familias, los grupos sociales y los pueblos.”

Escuchar, nos permitiría conocer lo que siente y lo que piensa el pueblo de Dios, sus preocupaciones y sus necesidades; y así habría una verdadera comunicación; porque nos permitiría también compartir con ellos su vida del día a día e iluminarlo desde la Palabra de Dios, habría una verdadera cercanía con el pueblo de Dios. Por eso las zonas pueden ser un espacio muy importante para escuchar.

El ciego Bartimeo grita para que Jesús lo escuche, porque tiene una necesidad de querer ver; de igual manera el pueblo de Dios también lanza sus gritos, sus necesidades a su manera,  pero tal vez no hemos sido tan justos en prestarles la atención, en escucharlos. Jesucristo nos enseña a escuchar al responder a la necesidad del ciego Bartimeo y como consecuencia Bartimeo lo sigue después.

Qué linda pedagogía la de Jesús; primero escuchar, para que luego Bartimeo quiera seguirlo. Preguntémonos si tal vez hemos estado haciendo una pastoral en la que sólo nos escuchan a nosotros y queremos que escuchen a Dios, pero primero no hemos escuchado sus gritos. ¿No será que por eso nuestra acción pastoral no genera compromiso?

Jesús liberó de la ceguera a Bartimeo; si primero escucháramos al hermano, comenzaría su proceso de liberación y ya estaríamos preparándonos para celebrar el Jubileo diocesano.

Acción y gesto significativo:

  • Asambleas parroquiales, reuniones de grupos y reuniones zonales.
  • En las reuniones ejercitar la actitud de escucha (guía de la programación Anexo 1 Escucha)
  • Rezo del vía crucis por zonas.

*A nivel parroquial y durante el año se llevará la cruz jubilar a las zonas de la jurisdicción.

MES DE ABRIL

MES DE ABRIL

MES DE ABRIL

Lema del mes: “Elegir a Cristo me cambia la vida”.

Objetivo: Explicar qué es el discernimiento en la labor pastoral.

Tema: Jubileo es discernir para descubrir la voluntad de Dios.

Texto bíblico: Mateo 21,28-32.

«¿Qué les parece? Un hombre tenía dos hijos. Se acercó al primero y  le dijo: «Hijo, ve hoy a trabajar en la viña.» Y este le respondió: «No quiero», pero después se arrepintió y fue. Luego se acercó al segundo y le pidió lo mismo. Y él respondió: «Voy, Señor», y no fue. ¿Cuál de los dos hizo la voluntad del padre?» – le respondieron  «El primero».  Jesús les dice: «En verdad les digo que los publicanos y las rameras llegan antes que ustedes al Reino de Dios. Porque vino Juan a ustedes por el camino de justicia, y no creyeron en él, mientras que los publicanos y las rameras creyeron en él. Y ustedes,  aún después de ver esto, no se arrepienten para creer en él.» Palabra de Dios.

Justificación:

En el mes de marzo hemos entendido que es importante tener la actitud de escucha. La escucha es muy importante para que se dé el diálogo y en el diálogo que puede ser con el hermano, con Dios, uno puede descubrir muchas cosas.

El papa Francisco en la Carta de la Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones del 2018 dijo: Cada uno de nosotros puede descubrir su propia vocación sólo mediante el discernimiento espiritual, un «proceso por el cual la persona llega a realizar, en el diálogo con el Señor y escuchando la voz del Espíritu, las elecciones fundamentales, empezando por la del estado de vida»”

Y en esa dinámica del diálogo, Jesús usando elementos del día a día de sus oyentes los acompaña a que descubran en libertad, lo que los puede hacer felices  y hacer la voluntad de Dios Padre.

Jesús los acompaña en ese discernimiento, que ellos sean los que disciernan ¿Qué les parece?, no les dice que es lo que deben hacer; ellos solos llegarán a descubrir lo que deben hacer, pero hay un acompañamiento de parte de Jesús.

El discernimiento es un proceso que exige que los agentes pastorales  sepan acompañar procesos de fe y de conversión. Esta actitud de Jesús tal vez contradice nuestro trabajo pastoral, que quiere todo rápido, programa actividades, fechas y se olvida de hacer procesos. ¿No será que por eso no hay compromiso en el pueblo de Dios?, nos quejamos de que en las zonas no hay coordinadores, ni mensajeros, cada año siempre somos los mismos haciendo muchas cosas y eso cansa, desanima a los agentes pastorales.

Hay que evitar el riesgo de caer en el activismo de hacer las cosas de Dios, sin objetivos concretos. Qué bueno sería planificar una pastoral a nivel parroquial que nos haga más amigos de Jesús, y que en libertad nuestra comunidad se comprometa con Él, y descubra su vocación a la que Dios le llama.    

Acción y gesto significativo:

  • En las reuniones de grupos o zonas se debe continuar con el proceso del discernimiento para descubrir la voluntad de Dios en nuestras comunidades. (guía de la programación Anexo 1 Discernimiento)
  • Crear un clima de confianza, a través de un compartir en las zonas.

MES DE MAYO

MES DE MAYO

MES DE MAYO

Lema del mes: ¡Alégrate! Cristo es nuestra salvación.

Objetivo: Descubrir en las celebraciones la acción de la salvación de Dios.

Tema: Jubileo es celebrar la salvación.

Texto bíblico: Lucas 19, 1-11

«Habiendo entrado en Jericó, atravesaba la ciudad. Había un hombre llamado Zaqueo, que era jefe de publicanos, y rico. Trataba de ver quién era Jesús, pero no podía a causa de la gente, porque era de pequeña estatura.  Se adelantó corriendo y se subió a un sicómoro para verle, pues iba a pasar por allí. Y cuando Jesús llegó a aquel sitio, alzando la vista, le dijo: «Zaqueo, baja pronto; porque conviene que hoy me quede yo en tu casa.» Se apresuró a bajar y le recibió con alegría.  Al verlo, todos murmuraban diciendo: «Ha ido a hospedarse a casa de un hombre pecador.» Zaqueo, puesto en pie, dijo al Señor: «Daré, Señor, la mitad de mis bienes a los pobres; y si en algo defraudé a alguien, le devolveré el cuádruplo.» Jesús le dijo: «Hoy ha llegado la salvación a esta casa, porque también éste es hijo de Abraham, pues el Hijo del hombre ha venido a buscar y salvar lo que estaba perdido.»» Palabra de Dios.

Justificación:

El saber escuchar al hermano y acompañarlo en el discernimiento, hace que nuestra acción pastoral sea una pastoral de acompañamiento; este encuentro siempre produce alegría, porque un acompañamiento con procesos es liberador, sanador, salvador y lleva al compromiso. El papa Francisco lo dice en su exhortación apostólica  Evangelli Gaudium:

“En una civilización paradójicamente herida de anonimato y, a la vez obsesionada por los detalles de la vida de los demás, impudorosamente enferma de curiosidad malsana, la Iglesia necesita la mirada cercana para contemplar, conmoverse y detenerse ante el otro cuantas veces sea necesario. En este mundo los ministros ordenados y los demás agentes pastorales pueden hacer presente la fragancia de la presencia cercana de Jesús y su mirada personal. La Iglesia tendrá que iniciar a sus hermanos —sacerdotes, religiosos y laicos— en este «arte del acompañamiento», para que todos aprendan siempre a quitarse las sandalias ante la tierra sagrada del otro (cf. Ex 3,5). Tenemos que darle a nuestro caminar el ritmo sanador de projimidad, con una mirada respetuosa y llena de compasión, pero que al mismo tiempo sane, libere y aliente a madurar en la vida cristiana.” (E.G. 169)

Jesús sale al encuentro de Zaqueo, esa cercanía produce alegría en la vida de Zaqueo y le motiva a querer hacer bien la cosas; ese encuentro es sanador y liberador.  Imaginemos la alegría de Zaqueo cuando el maestro le dice que ha llegado la salvación a su casa; la alegría de quienes se vieron afectados por el proceder equivocado de Zaqueo; es motivo de celebrar porque llegó la salvación.

Nuestra pastoral debe ser liberadora y debe provocar alegría al pueblo de Dios, y como consecuencia debe llevar al compromiso.

Si repasamos nuestra vida, nuestra historia como sacerdotes, religiosas, agentes pastorales, de seguro que llegaríamos a esta conclusión; el compromiso con Dios manifestado en nuestra pastoral es producto de un acompañamiento y de un proceso; ¿porque tendría que ser distinto con nuestra comunidad?

Si le hemos dedicado en estos meses a nuestras zonas o pastorales a acompañarlos, ya estaríamos celebrando el Jubileo.

Acción y gesto significativo:

  • En esta reunión celebraremos lo que el Señor quiere de nosotros; la acción concreta de nuestro servicio para con nuestra comunidad deberá llevar alegría a otros, esa es la finalidad de esta celebración. (guía de la programación Anexo 1 Celebración)

MES DE JUNIO

MES DE JUNIO

MES DE JUNIO

Lema del mes: “Hay más gozo en servir que en recibir”.

Objetivo: Descubrir que el jubileo nos lleva a comprometernos a un servicio específico.

Tema: Jubileo es comprometerse para servir.

Texto bíblico: Mateo 22, 16-22 / Marcos 1,29-39.

Cuando salió de la sinagoga se fue con Santiago y Juan a casa de Simón y Andrés. La suegra de Simón estaba en cama con fiebre; y le hablan de ella. Se acercó y, tomándola de la mano, la levantó. La fiebre la dejó y ella se puso a servirles. Al atardecer, a la puesta del sol, le trajeron todos los enfermos y endemoniados; la ciudad entera estaba agolpada a la puerta.

Jesús curó a muchos que se encontraban mal de diversas enfermedades y expulsó muchos demonios. Y no dejaba hablar a los demonios, pues le conocían. De madrugada, cuando todavía estaba muy oscuro, se levantó, salió y fue a un lugar solitario y allí se puso a hacer oración.

Simón y sus compañeros fueron en su busca; al encontrarle, le dicen: «Todos te buscan.» Él les dice: «Vayamos a otra parte, a los pueblos vecinos, para que también allí predique; pues para eso he salido.» Y recorrió toda Galilea, predicando en sus sinagogas y expulsando los demonios. Palabra de Dios.

Justificación:

En este mes después de haber vivido los procesos de escucha, discernimiento y haber celebrado lo que Dios puede hacer por medio de nosotros si mostramos nuestra disponibilidad;  debemos asumir compromisos concretos, visibles, al optar por un servicio específico que ayudará a una necesidad concreta en nuestras comunidades; por ejemplo las zonas necesitan coordinadores, mensajeros, ayuda fraterna, esto haría que el mensaje llegue a los que no se sienten parte de nuestra comunidad.

El papa Francisco en una de sus catequesis  del 2016 acerca del compromiso decía: “Hoy quisiera detenerme brevemente a reflexionar con ustedes sobre el tema de esta palabra que he dicho: el tema del compromiso. ¿Qué cosa es un compromiso? y ¿Qué cosa significa comprometerse? Cuando me comprometo, quiere decir que asumo una responsabilidad, una tarea con alguno; y significa también el estilo, la actitud de fidelidad y entrega, de particular atención con el cual llevo adelante esta tarea.  Comprometerse, quiere decir poner nuestra buena voluntad y nuestras fuerzas para mejorar la vida…. A partir del amor misericordioso con el que Jesús ha expresado el compromiso de Dios, también nosotros podemos y debemos corresponder a su amor con nuestro compromiso. Y esto sobre todo en las situaciones de mayor necesidad, donde hay más sed de esperanza. Pienso – por ejemplo – en nuestro compromiso con las personas abandonadas, con aquellos que cargan pesadas minusvalías, con los enfermos graves, con los moribundos, con los que no son capaces de manifestar reconocimiento…  En todas estas realidades nosotros llevamos la misericordia de Dios a través de un compromiso de vida, que es testimonio de nuestra fe en Cristo. Debemos siempre llevar aquella caricia de Dios – porque Dios nos ha acariciado con su misericordia – llevarla a los demás, a aquellos que tienen necesidad, a aquellos que tienen un sufrimiento en el corazón o están tristes: acercarnos con aquella caricia de Dios, que es la misma que Él ha dado a nosotros”.

El verdadero compromiso con Dios debe manifestarse en un servicio concreto, optar en servir en una necesidad que percibimos en nuestra comunidad; involucrar nuestro tiempo en ella, tenemos que hacer una opción seria;  esto implica; interés de nuestra parte, dedicación, entrega, perseverancia. Si en nuestra vida se da este servicio concreto, se cumplirá las palabras de Jesús cuando dice: “El Espíritu del Señor está sobre mí. Él me ha ungido para traer la buena nueva a los pobres, para anunciar a los cautivos su libertad y a los ciegos que pronto van a ver, para despedir libres a los oprimidos y proclamar el año de gracia del Señor (Cf. Is 61, 1-2). Jesús, entonces, enrolla el libro, lo devuelve al ayudante y se sienta. Y todos los presentes tenían los ojos fijos en él. Empezó a decirles: «Hoy se cumplen estas profecías que acaban de escuchar» (Lc. 4, 18-19).

Sería hermoso sentir que en nuestra vida con el compromiso que adquirimos, participemos de la tarea liberadora de Jesucristo; y que esto se cumpla en nuestras vidas.

Si hemos vivido este proceso, podremos vivir con fruto el jubileo diocesano, con nuestros grupos, parroquias, niveles y servicios de pastoral. Nuestra peregrinación será un compromiso, una acción liberadora llena de júbilo.

Acción y gesto significativo:

  • Asumir compromisos que ayudarían a la evangelización en nuestra parroquia, niveles y servicios de pastoral. (guía de la programación anexo 1 Compromiso)

MES DE JULIO

MES DE JULIO

MES DE  JULIO

Lema del mes: “Sin Cristo no hay libertad”.

Objetivo: Vivir el compromiso del jubileo valorando el verdadero sentido de la libertad.

Tema: Comprometerse es vivir  la verdadera libertad.

Texto Bíblico: Gálatas 5,1.13-15

Cristo nos ha liberado para gozar de la libertad; permanezcan, pues, firmes y no se dejen someter de nuevo al yugo de la esclavitud (…) ustedes en efecto, hermanos han sido llamados a la libertad, pero procuren que la libertad no sea motivo para servir a las pasiones desordenadas, antes bien sírvanse unos a otros mediante la caridad. Porque toda la Ley se resume en un solo precepto: “Amararás a tu prójimo como a ti mismo” pero si se muerden y devoran unos a otros, miren que no se aniquilen los unos a los otros.  Palabra de Dios.

Justificación:

Este mes de julio nos hinchamos de amor patriótico y cantamos nuestro himno nacional repitiendo las palabras “somos libres, seámoslo siempre”. Y es que hoy un valor que se resalta es la libertad, reclamamos y queremos ser libres. Hablar de esclavitud pareciera de tiempos pasados; sin embargo vemos que las cosas no son tan optimistas, pues hoy encontramos las famosas esclavitudes modernas, las cuales aceptamos con cierto cinismo. El Papa advierte también una esclavitud de nuestro propio ego en una catequesis de este año:

De hecho, hay una esclavitud que encadena más que una prisión, más que una crisis de pánico, más que una imposición de cualquier tipo: es la esclavitud del propio ego. Esa gente  que todo el día se mira al espejo para ver su ego. Y el ego es más alto que su cuerpo. Son esclavos del ego. El ego puede llegar a ser un esbirro que tortura al hombre en cualquier lugar y le causa la opresión más profunda, la que se llama «pecado», que no es la violación trivial de un código, sino fracaso de la existencia y condición de esclavos. (cf. Jn 8,34). El pecado es, al final, decir y hacer ego. “Yo quiero hacer esto y no me importa si hay un límite, si hay un mandamiento, ni siquiera me importa si hay amor».

San Pablo afirma categóricamente que es Cristo el que nos trae la verdadera libertad, una libertad que nos permite ponernos al servicio de los hermanos. Una libertad que sólo sirve para satisfacer los instintos naturales, lo único que produce es que nos hagamos daño los unos a los otros.

Uno de los aspectos fundamentales del  jubileo bíblico era dar la libertad a los esclavos, pues este año jubilar queremos reflexionar en torno a nuestra capacidad de ser libre por medio de la fe y el compromiso activo, en el cambio de estructuras sociales que producen esclavitud.

La verdadera libertad, la libertad cristiana está muy unida al amor, al bien y el bienestar de las personas; tal vez hemos percibido en la escucha, que uno de los gritos de nuestra comunidad es que se sienten esclavos del tiempo, del trabajo, de la ignorancia de la palabra de Dios; esclavos de la soledad, del pesimismo, etc. ¿Cómo estoy dispuesto a liberar a mi comunidad de estas esclavitudes? ¿Me siento libre para emprender estos servicios?

Acción y gesto significativo:

  • Compromiso con la patria, compromiso con la comunidad.
  • Compromiso pastoral con las zonas.
  • Mi compromiso de ayuda hacia el otro.

MES DE AGOSTO

MES DE AGOSTO

MES DE AGOSTO

Lema del mes: “La caridad es gratuidad”

Objetivo: Vivir el jubileo en clave de caridad.

Tema: Jubileo es comprometerse a vivir la caridad.

Texto Bíblico: Mateo 25,31-42

«Cuando el Hijo del hombre venga en su gloria acompañado de todos sus ángeles, entonces se sentará en su trono de gloria. Serán congregadas delante de él todas las naciones, y él separará a los unos de los otros, como el pastor separa las ovejas de los cabritos. Pondrá las ovejas a su derecha, y los cabritos a su izquierda. Entonces dirá el Rey a los de su derecha: «Venid, benditos de mi Padre, recibid la herencia del Reino preparado para vosotros desde la creación del mundo. Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; era forastero, y me acogisteis; estaba desnudo, y me vestisteis; enfermo, y me visitasteis; en la cárcel, y vinisteis a verme.» Entonces los justos le responderán: «Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, y te dimos de comer; o sediento, y te dimos de beber? ¿Cuándo te vimos forastero, y te acogimos; o desnudo, y te vestimos? ¿Cuándo te vimos enfermo o en la cárcel, y fuimos a verte?» Y el Rey les dirá: «En verdad os digo que cuanto hicisteis a unos de estos hermanos míos más pequeños, a mí me lo hicisteis.» Entonces dirá también a los de su izquierda: «Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el Diablo y sus ángeles. Porque tuve hambre, y no me disteis de comer; tuve sed, y no me disteis de beber; era forastero, y no me acogisteis; estaba desnudo, y no me vestisteis; enfermo y en la cárcel, y no me visitasteis.» Entonces dirán también éstos: «Señor, ¿cuándo te vimos hambriento o sediento o forastero o desnudo o enfermo o en la cárcel, y no te asistimos?» Y él entonces les responderá: «En verdad os digo que cuanto dejasteis de hacer con uno de estos más pequeños, también conmigo dejasteis de hacerlo.» E irán éstos a un castigo eterno, y los justos a una vida eterna.»» Palabra de Dios.

Justificación:

En agosto recordamos a Santa Rosa de Lima quien nos ha dado el ejemplo de cómo entregar la vida a Cristo viviendo la caridad. Entendió muy bien que nada debía considerar suyo ni la propia vida, sino que era necesario vivir una vida entregada a los demás por Cristo.

En la ciudad de Tacna estaremos celebrando un aniversario más de la reincorporación de la ciudad al seno patrio y recordaremos la valentía de la mujer tacneña para defender no sólo la patria, sino los valores familiares heredados de sus antepasados.

El libro del Deuteronomio establecía un estatuto para tratar de aliviar la pobreza de una parte del pueblo de Israel que se veía empobrecido por las injusticias sociales, proponiendo unas leyes que permitían a los endeudados recobrar sus propiedades o incluso su libertad. Estas normas sociales son queridas por Dios demostrando la cercanía de Dios con los que más sufren.

La cercanía, el encuentro y la escucha al hermano es muy importante; sólo así nos daremos cuenta de sus verdaderas necesidades y habrá una respuesta y un compromiso concreto. No podemos dar esta respuesta del evangelio que expresa lejanía, indiferencia y desinterés: Señor, ¿cuándo te vimos hambriento o sediento o forastero o desnudo o enfermo o en la cárcel, y no te asistimos?»

Desde nuestro plan pastoral queremos suscitar el compromiso de todos hacia los que sufren, por eso valiéndonos del ejemplo de Santa Rosa de Lima y estimulados por la fe, vivamos la experiencia del buen samaritano tal como nos lo propone el Evangelio, sabiendo que todo lo que  hacemos por alguien que lo necesita, lo estamos haciendo por el mismo Cristo.

Acción y gesto significativo:

  • Compromiso de visitas al enfermo y ayuda a los necesitados.

MES DE SETIEMBRE

MES DE SETIEMBRE

MES DE SETIEMBRE

Lema del mes: “Familia comprometida, testimonio de alegría”.

Objetivo: Vivir el jubileo comprometiéndonos.

Tema: Jubileo es comprometerse con la vida y la familia.

Texto Bíblico: Salmo 127

“Si el Señor no construye la casa en vano se cansan los albañiles, si el Señor no guarda la ciudad en vano vigilan los centinelas. Es inútil que madruguen, que velen hasta muy tarde, comiendo el pan de sus sudores, pues el Señor da pan a sus amigos mientras duermen. Un regalo del Señor son los hijos, una recompensa el fruto de las entrañas. Son como flechas en las manos de un guerrero los hijos de la juventud, dichoso el hombre que llena de ellas su aljaba no quedará derrotado cunado litigue con su adversario en la plaza.” Palabra de Dios.

Justificación:

La familia es una de las instituciones más importantes que debemos promover, pues sabemos lo fundamental que es para la transmisión de los valores cristianos y humanos, también para el servicio de la comunidad.

En nuestra diócesis llevamos ya muchos años realizando la Marcha por la Vida, que es un espacio para tomar conciencia de la necesidad de valorar la vida desde su concepción hasta la muerte natural. Este año en el marco jubilar debemos animarnos mucho más a comprometernos a crear conciencia del respeto por la vida.

El salmo 127 nos invita a reconocer la acción de Dios en la constitución de la familia, por eso contrapone el trabajo esforzado y cansado del hombre sin Dios, y la gratuidad de los dones para quien confía en Dios. Los hijos deben ser siempre aceptados como un don de Dios, para ello es preciso que nazcan en el mejor de los espacios como es la familia, junto a un papá y una mamá que los acojan con amor y respeto.

Acción y gesto significativo:

  • Compromiso a defender y valorar la vida.
  • Consolidar un equipo diocesano para la Marcha por la Vida.

MES DE OCTUBRE

MES DE OCTUBRE

MES DE OCTUBRE

Lema del mes: “Mi devoción me lleva a la misión”

“Mi devoción a Cristo Morado me lleva a la misión”

Objetivo: Vivir el jubileo comprometiéndonos en la misión.

Tema: Jubileo es comprometerse en la misión.

Texto Bíblico: Lucas 10,1-12

Después de esto, el Señor eligió a otros setenta y dos discípulos y los envió de dos en dos delante de él, a todas las ciudades y lugares a donde debía ir. Les dijo: «La cosecha es abundante, pero los obreros son pocos. Rueguen, pues, al dueño de la cosecha que envíe obreros a su cosecha. Vayan, pero sepan que los envío como corderos en medio de lobos. No lleven monedero, ni bolsón, ni sandalias, ni se detengan a visitar a conocidos. Al entrar en cualquier casa, bendíganla antes diciendo: La paz sea en esta casa. Si en ella vive un hombre de paz, recibirá la paz que ustedes le traen; de lo contrario, la bendición volverá a ustedes. Mientras se queden en esa casa, coman y beban lo que les ofrezcan, porque el obrero merece su salario. No vayan de casa en casa. Cuando entren en una ciudad y sean bien recibidos, coman lo que les sirvan, sanen a los enfermos y digan a su gente: El Reino de Dios ha venido a ustedes. Pero si entran en una ciudad y no quieren recibirles, vayan a sus plazas y digan: Nos sacudimos y les dejamos hasta el polvo de su ciudad que se ha pegado a nuestros pies. Con todo, sépanlo bien: el Reino de Dios ha venido a ustedes. Yo les aseguro que, en el día del juicio, Sodoma será tratada con menos rigor que esa ciudad.» Palabra de Dios.

Justificación:

La tarea fundamental de la Iglesia es la Evangelización; es decir el anuncio gozoso de la buena noticia. Todos tenemos que agradecerle el don de la fe, a otros que nos lo han anunciado y compartido, por eso es nuestro deber de anunciar y compartir con otros eso que hemos recibido.

Nuestras zonas nos necesitan, ese es el mejor espacio para compartir la fe con nuestros vecinos. Hay necesidad de salir de nuestro encierro y de nuestros problemas familiares para poder experimentar el gozo de no estar solos, sino con otros hermanos con los que podemos cargar la cruz de cada día.

Nuestras comunidades se han de dinamizar por medio de las misiones parroquiales. Los  grupos parroquiales y las hermandades deben descubrir su vocación misionera.

Terminamos el mes de octubre con el gran Congreso sobre la Evangelización y la Misión, que nos permite reflexionar sobre nuestro compromiso bautismal.

Acción y gesto significativo:

  • Compromiso evangelizador.
  • Festival de Carismas “Expo-Misión”.
  • Presentación de testimonios de coordinadoras de zonas, mensajeros en las reuniones de padres de confirmación, comunión u otras.

MES DE NOVIEMBRE

MES DE NOVIEMBRE

MES DE NOVIEMBRE

Lema del mes: “Ser cristiano es ser misericordioso”.

Objetivo: Vivir el jubileo practicando las obras de misericordia.

Tema: Comprometerse a vivir la misericordia.

Texto Bíblico: Lucas 6,17-38

Jesús bajó con ellos y se detuvo en un lugar llano. Había allí un grupo impresionante de discípulos suyos y una cantidad de gente procedente de toda Judea y de Jerusalén, y también de la costa de Tiro y de Sidón. Habían venido para oírlo y para que los sanara de sus enfermedades; también los atormentados por espíritus malos recibían curación. Por eso cada cual trataba de tocarlo, porque de él salía una fuerza que los sanaba a todos. El, entonces, levantó los ojos hacia sus discípulos y les dijo: «Felices ustedes los pobres, porque de ustedes es el Reino de Dios. Felices ustedes, los que ahora tienen hambre, porque serán saciados. Felices ustedes, los que lloran, porque reirán. Felices ustedes, si los hombres los odian, los expulsan, los insultan y los consideran unos delincuentes a causa del Hijo del Hombre. Alégrense en ese momento y llénense de gozo, porque les espera una recompensa grande en el cielo. Recuerden que de esa manera trataron también a los profetas en tiempos de sus padres. Pero ¡pobres de ustedes, los ricos, porque tienen ya su consuelo! ¡Pobres de ustedes, los que ahora están satisfechos, porque después tendrán hambre! ¡Pobres de ustedes, los que ahora ríen, porque van a llorar de pena! ¡Pobres de ustedes, cuando todos hablen bien de ustedes, porque de esa misma manera trataron a los falsos profetas en tiempos de sus antepasados! Yo les digo a ustedes que me escuchan: amen a sus enemigos, hagan el bien a los que los odian, bendigan a los que los maldicen, rueguen por los que los maltratan. Al que te golpea en una mejilla, preséntale también la otra. Al que te arrebata el manto, entrégale también el vestido. Da al que te pide, y al que te quita lo tuyo, no se lo reclames. Traten a los demás como quieren que ellos les traten a ustedes. Porque si ustedes aman a los que los aman, ¿qué mérito tienen? Hasta los malos aman a los que los aman. Y si hacen bien a los que les hacen bien, ¿qué gracia tiene? También los pecadores obran así. Y si prestan algo a los que les pueden retribuir, ¿qué gracia tiene? También los pecadores prestan a pecadores para que estos correspondan con algo. Amen a sus enemigos, hagan el bien y presten sin esperar nada a cambio. Entonces la recompensa de ustedes será grande, y serán hijos del Altísimo, que es bueno con los ingratos y los pecadores. Sean compasivos como es compasivo el Padre de ustedes. No juzguen y no serán juzgados; no condenen y no serán condenados; perdonen y serán perdonados. Den, y se les dará; se les echará en su delantal una medida colmada, apretada y rebosante. Porque con la medida que ustedes midan, serán medidos ustedes.»» Palabra de Dios.

Justificación:

Las actuales circunstancias sociales que nos permiten ver tantas necesidades, tantas personas que van pidiendo ayuda. La pobreza hoy se manifiesta de múltiples maneras, hay nuevos rostros de pobres en nuestra sociedad.

La vivencia de las obras de misericordia es uno de los aspectos fundamentales de la práctica de la caridad cristiana.

En nuestra diócesis de Tacna y Moquegua tenemos varias obras sociales que necesitan ser impulsadas y apoyadas por todos los bautizados como compromiso real con el Señor. Esto implica que no es una solidaridad espontánea del momento, sino algo más como lo dice el papa Francisco en su exhortación Evangelii Gaudium.

En este marco se comprende el pedido de Jesús a sus discípulos: «¡Dadles vosotros de comer!» (Mc 6,37), lo cual implica tanto la cooperación para resolver las causas estructurales de la pobreza y para promover el desarrollo integral de los pobres, como los gestos más simples y cotidianos de solidaridad ante las miserias muy concretas que encontramos. La palabra «solidaridad» está un poco desgastada y a veces se la interpreta mal, pero es mucho más que algunos actos esporádicos de generosidad. Supone crear una nueva mentalidad que piense en términos de comunidad, de prioridad de la vida de todos sobre la apropiación de los bienes por parte de algunos. (E.G. 188)

Deberíamos considerar involucrarnos en las distintas obras diocesanas que están tratando de responder a las necesidades de los más necesitados.

En este mes de noviembre  el  papa Francisco ha establecido la Jornada Mundial del Pobre, para que todos tomemos conciencia de la necesidad de expresar nuestra solidaridad con las personas que sufren.

Acción y gesto significativo:

  • Compromiso de impulsar las obras diocesanas a nivel sectorial.

MES DE DICIEMBRE

MES DE DICIEMBRE

MES DE DICIEMBRE

Lema del mes: “Gracias Señor por nacer y comprometerte con nosotros”.

Objetivo: Agradecer a Dios por el don del jubileo y por el compromiso asumido.

Tema: Jubileo es comprometerse a vivir la gratuidad.

Texto bíblico: Lucas 2,1-15

Sucedió que por aquellos días salió un edicto de César Augusto ordenando que se empadronase todo el mundo. Este primer empadronamiento tuvo lugar siendo gobernador de Siria Cirino. Iban todos a empadronarse, cada uno a su ciudad. Subió también José desde Galilea, de la ciudad de Nazaret, a Judea, a la ciudad de David, que se llama Belén, por ser él de la casa y familia de David, para empadronarse con María, su esposa, que estaba encinta. Y sucedió que, mientras ellos estaban allí, se le cumplieron los días del alumbramiento, y dio a luz a su hijo primogénito, le envolvió en pañales y le acostó en un pesebre, porque no tenían sitio en el alojamiento. Había en la misma comarca unos pastores, que dormían al raso y vigilaban por turno durante la noche su rebaño. Se les presentó el Ángel del Señor, y la gloria del Señor los envolvió en su luz; y se llenaron de temor. El ángel les dijo: «No temáis, pues os anuncio una gran alegría, que lo será para todo el pueblo: os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un salvador, que es el Cristo Señor; y esto os servirá de señal: encontraréis un niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre.» Y de pronto se juntó con el ángel una multitud del ejército celestial, que alababa a Dios, diciendo: «Gloria a Dios en las alturas y en la tierra paz a los hombres en quienes él se complace.» Y sucedió que cuando los ángeles, dejándoles, se fueron al cielo, los pastores se decían unos a otros: «Vayamos, pues, hasta Belén y veamos lo que ha sucedido y el Señor nos ha manifestado.»» Palabra de Dios.

Justificación:

Hemos vivido el año Jubilar, ha sido una ocasión propicia para agradecer a Dios por todo lo que hemos recibido durante estos 75 años de vida diocesana. Terminamos el año con una gran celebración que nos permite no sólo alegrarnos, sino a comprometernos a seguir construyendo una comunidad que ame y sirva a Dios y a los demás.”

Jesús en la sinagoga, proclamaba el año de gracia, pero no se limitaba a un tiempo calendario, pues él hablaba del cumplimiento de los tiempos mesiánicos que traía consigo la llegada del Reino de Dios. Por eso la experiencia jubilar no termina con la clausura del año jubilar sino que se prolonga a lo largo de toda nuestra existencia, porque Dios actúa en cada instante de nuestra vida ofreciéndonos su misericordia y su perdón.

Acción y gesto significativo:

  • Impulsar la participación en la Clausura.
  • Celebrar parroquialmente un compartir.
  • Tener algún recordatorio de que vivimos el jubileo y que sea un signo para las zonas.

Facebook