miércoles , diciembre 12 2018
Home / Noticias Diocesanas / Reflexíon Dominical: “Ha dado todo lo que tenía para vivir”

Reflexíon Dominical: “Ha dado todo lo que tenía para vivir”

“Ha dado todo lo que tenía para vivir”

El evangelio de este domingo nos invita a poner la confianza en Dios, a poner nuestro todo en sus manos, aunque eso que tenemos sea poco. También nos recomienda salir del obrar por apariencia. Este evangelio tiene dos momentos, primero un diálogo con la gente en general y luego con sus discípulos.

Jesús dirigiéndose a la multitud recomienda no asumir las actitudes de los Escribas, que en su tiempo y también hoy es muy difundida en nuestro entorno. Nos dice “Cuidado con los Escribas, a quienes les gusta pasear con amplio ropaje, ser saludados en las plazas”, es decir cuidando las apariencias, el vestir, la preocupación por lo superficial, la búsqueda de popularidad, de “ocupar los primeros asientos en las sinagogas y los primero puestos en los banquetes”, ellos caminan con aires de superioridad, como que todo se les es debido, por eso no les importa si devoran  los bienes de los pobres, de los desposeídos con pretextos de rezos, incluso usan a Dios como justificación de sus atropellos.

También hoy actuamos así, cada vez que despreciamos a alguien por lo que tiene o no tiene, por como viste; el afán de estar en el primer lugar, la guerra por tener poder oscurece y embota la mente, endurece el corazón y lo hace indolente a las necesidades ajenas. Nuestro Señor Jesucristo nos advierte sobre esta actitud que disfrazamos con tantos pretextos, por la maldad con el que acusamos a inocentes sólo para no perder popularidad, a todos estos se tendrá “una sentencia más rigurosa”. Mas, el Señor no da solo enseñanzas teóricas, sentado frente al templo Observa su realidad y mira que: “muchos ricos echaban mucho en el arca del Tesoro del Templo”; ve que también “llegó una viuda pobre u echó dos moneditas”. Entonces llama a sus discípulos y les dice que la viuda pobre a echado más que todos.

Seguramente junto con los discípulos nos preguntamos ¿Cómo puede ser que dos céntimos de la viuda puedan valer más que lo echado por los ricos? Con mucha plata haríamos tantas cosas, con dos monedas ¿qué se puede hacer? Dejemos que Jesucristo nos explique: “Todos han echado de lo que les sobraba, ésta viuda, en cambio, ha echado de lo que necesitaba todo cuanto poseía, todo lo que tenía para vivir”. Esta mujer expresa lo que es el hombre delante de Dios, alguien pobre pero que se fía de Él, que pone en sus manos su sobrevivencia, su todo, su vida y que queda enriquecido por su generosidad. Mas no siempre actuamos así, generalmente son nuestras sobras lo que le damos “Cuando tenga tiempo iré a Misa”, “estoy trabajando”, y lo mismo hacemos con los más cercanos: “después hablaremos, ahora estoy ocupado”.

Hermano (a), a ejemplo de la viuda, pon tu vida en manos de Dios, no te esmeres tanto por la apariencia para Jesús lo importante no es la cantidad, sino el amor con el que se da, con el que se comparte, fíate de Dios.

+Mons. Marco Antonio Cortez Lara

Lee también

Concurso de Nacimientos Parroquiales en Tacna y Moquegua

La Diócesis de Tacna y Moquegua viene organizando el Concurso de Nacimientos Parroquiales denominado “Navidad …

Facebook