domingo , mayo 20 2018
Home / Noticias Diocesanas / Descanse en Paz Monseñor Hugo Garaycoa

Descanse en Paz Monseñor Hugo Garaycoa

El 26 de marzo a los 88 años Monseñor José Hugo Garaycoa, Obispo Emérito de la Diócesis de Tacna y Moquegua, partió a la Casa eterna de Dios Padre, tras toda una vida dedicada al servicio de la Iglesia, pues fueron 55 años de vida entregada al sacerdocio.

La comunidad diocesana al enterarse de la penosa noticia, hizo los preparativos para cumplir con la última voluntad de nuestro querido Obispo Emérito, ‘que sus restos mortales reposen en la Diócesis de Tacna y Moquegua’, comunidad que lo tuvo como pastor y guía, por más de 15 años.

Sus restos mortales, llegaron a Tacna el 27 de marzo al promediar las 8:00 p.m. siendo trasladados a la Catedral de la ciudad para que el Clero Diocesano, religiosos, religiosas y fieles puedan elevar una oración por su alma y darle el último adiós.

La Misa en sufragio de su alma, se realizó al promediar las 10:00 p.m. y fue presidida por el Obispo de la Diócesis de Tacna y Moquegua, Mons. Marco Antonio Cortez Lara, quien en su homilía manifestó su hondo pesar por el fallecimiento de Mons. Hugo, destacó sus cualidades y cercanía con los fieles, el inmenso cariño que le tenía a los sacerdotes y seminaristas que lo acompañaron en su labor pastoral.

Las comunidades parroquiales e instituciones educativas, acudieron a la Catedral y realizaron una vigilia que duró hasta el día siguiente (28 de Marzo), en donde participaron de Misas y elevaron oraciones por el descanso de su alma.

La Misa de Exequias se llevó a cabo al promediar las 3:00 p.m. del 28 de marzo, siendo oficiada por el Obispo de la diócesis, en compañía del Obispo de Puno, Mons. Jorge Pedro Carrión, y el Clero Diocesano. Así también, las autoridades, instituciones educativas y fieles participaron de esta Misa.

En su Homilía, Mons. Marco Antonio narró algunas vivencias que tuvo junto al Obispo Emérito, destacó sus cualidades y una de sus obras más importantes la Creación del Seminario Misionero San José, y en nombre de la Diócesis nombró Mons. José Hugo Garaycoa como el “Ángel de la Diócesis de Tacna y Moquegua” dándole el encargo de velar e interceder ante Dios, por el bien de esta pequeña Iglesia. 

Al término de la Eucaristía, los sacerdotes cargaron en hombros los restos mortales de Mons. Hugo y lo llevaron en procesión por el Paseo Cívico hasta llegar a la Cripta de la Catedral, en donde ahora descansa en paz.

Galería de Fotos:  

 

Lee también

UNIDOS “CUIDANDO DE NUESTRA CASA COMÚN”

El 17 de Mayo, la Diócesis de Tacna y Moquegua a través del proyecto LAUDATO …

Facebook